Reuniones de la red: Martes - 18hs
0 items$0,00

No hay productos en el carrito.

Mostrando todos los resultados 10

  • Kalanchoe luciae es una planta suculenta que tiene hojas grandes, gruesas, espatuladas con un color rojizo  a lo largo de sus bordes. Las hojas jóvenes crecen verticalmente y paralelas entre sí, mientras que las hojas más viejas en la base de la planta tienden a angularse hacia fuera. La inflorescencia es delgada, cilíndrica y las flores de color verde amarillento pálido. Si bien esta planta suculenta no vuelve a florecer,  produce numerosos hijuelos a lo largo de su vida que pueden ser fácilmente replantados. Suele confundirse a menudo con Kalanchoe thyrsiflora cuyas hojas anchas son más cortas, no se tornan de color rojo en invierno y sus flores son amarillo oscuro y de dulce fragancia.

    Más información
  • El Kalanchoe tomentosa es una planta suculenta de crecimiento más bien lento. En estado silvestre o en jardinería, ramifica con facilidad y puede llegar a superar fácilmente el medio metro de altura si las condiciones de cultivo le son favorables. Toda la planta se encuentra cubierta de una fina y densa vellosidad blanca, dándole un aspecto afelpado. Los riegos deben realizarse con moderación. Muy ligeros en invierno y más frecuentes durante la época cálida del año. El exceso de riego es el problema más común que suele inducir al deterioro de la planta. El exceso de humedad daña sus hojas vellosas ya que se pudren fácilmente cuando el agua condensada se estanca entre sus finísimos pelos.

    Añadir al carrito
  • Mammillaria
    bocasana 
    es uno de
    los cactus más conocidos en
    el mundo por sus facilidades de cultivo y hermoso aspecto. Es una especie
    originaria de zonas áridas
    centrales de México
     donde crece silvestre sobre sustratos rocosos
    pobres en materia orgánica. Es muy recomendada para
    el inicio de colecciones de cactáceas porque sus requerimientos son tan básicos que es poco probable que
    muera


    Añadir al carrito
  • Sección “Madres e hijas»

    Ponemos a la venta las hijas y publicamos fotos de la
    planta madre. Cantidad limitada, en maceta n°6


    Añadir al carrito
  • La echeveria runyonii topsy turvy es una planta que nos hace recordar a un cactus, de la gran familia de las suculentas, con más de 130 géneros y cerca de 1800 especies distintas, esta pertenece al género echeveria.

    Se caracterizan por su tamaño medio, de 10 a 25 cm de diámetro, de hojas alargadas y curvadas, con un surco ventral hacia el interior de la flor, con las puntas dirigidas hacia el centro. De color verde grisáceo, incluso con tonalidades azuladas.

    • Su época de floración es hacia finales de verano, produciendo un largo tallo, por encima de la flor, arqueado con pequeñas flores acampanadas de color naranja, amarillo y rosado.
    • Así como en otras plantas, las flores perduran en la mata un largo periodo de tiempo, y sus hojas gruesas pueden llegar a medir hasta 12 centímetros de largo.
    • Sus hojas poseen una especie de capa cerosa, blanquecina, que al pasar el dedo podemos apreciar, esto es una protección natural para ellas y es importante no mojarlo en exceso.
    Añadir al carrito
  • Sección “Madres e hijas”

    Ponemos a la venta las hijas y publicamos fotos de la
    planta madre. Cantidad limitada, sólo dos, en latitas recicladas.

    Echeveria Secunda Booth, es
    una planta suculenta forma matas de menos de 15 cm de altura. Es una de
    las especies más comunes y resistentes, reconocible por su pequeña roseta de
    color verde azulado pálido, las puntas de las hojas están marcadas de rojo. En
    verano produce una (inflorescencia) de hasta 30 cm de altura, de flores
    puntiagudas en forma de urna con puntas rojas y amarillas.

    Las flores son bastante grandes en comparación con la planta y tienen cálices
    rojos y pétalos amarillos, lo que les da un aspecto bicolor. 

    Añadir al carrito
  • Echeveria Shaviana es una especie suculenta de la familia Crassulaceas. De hojas muy bellas y de una floración en ramillete de intensos colores. Esta especie no posee un tallo evidente (es muy corto) y solo se observa la formación de una roseta muy compacta de hojas alargadas y algo carnosas. En esta especie de Echeveria, las hojas no son muy engrosadas como en otras plantas del género. es muy fácil de mantener en el jardín. Solo es susceptible al exceso de agua y la luz solar directa. Aquí les dejamos consejos para el cultivo de esta planta:Necesita crecer en lugares muy iluminados; nunca a pleno sol (quemará sus hojas). Necesita suelos muy permeables. El encharcamiento del agua es mortal para sus raíces. Regar sólo cuando el sustrato esté completamente seco. 

    Añadir al carrito
  • Mammillaria prolifera, una planta suculenta de la familia Cactaceae. Es una de las especies de cactus con mayor rapidez de crecimiento y multiplicación. Esta especie es muy recomendada para los coleccionistas con poca experiencia que quieran empezar a reproducir cactus a partir de semillas.

    De tamaño pequeño, no alcanza más de 8-10 cm de altura. Posee un tronco globular de color verde intenso. Al igual que todos los cactus del género Mammillaria contienen en su tronco estructuras cónicas  que en su ápice se disponen las espinas. 

    Añadir al carrito
  • Echeveria Gibbiflora var Metálica, es una variedad de echeveria que se caracteriza por tener un grueso tallo, erguido y suculento, que a veces puede inclinarse, debido al peso de las rosetas. Está cubierto de una sustancia cerosa llamada pruína, que le protege del sol intenso. Las hojas son grandes, ovaladas de color verde azulado, grisáceas, también cubiertas de pruína, que cuando tienen sol directo e intenso se tornan a un color broce metálico, lo cual hacen de esta planta una variedad única y sorprendente.

    Requiere poco riego

    Añadir al carrito
  • Aeonium Tabuliforme es una suculenta de hojas planas que forma una gran roseta de un verde palido. Como el resto de la familia la aeonium tabuliforme tiene cuidados sencillos y crece durante todo el año, salvando quizá la época más calurosa del verano.

    La planta necesita un sustrato con buen drenaje acompañado de arena gruesa o pieditas de río. 

    • Riego: Riego abundante pero poco frecuente. El sustrato siempre debe secar completamente antes de volver a regar.
    • Humedad: El exceso de humedad provoca que la planta se pudra, sobre todo en invierno.
    • Luz: Necesita bastantes horas de luz. Es recomendable tenerla en «semisombra», donde no reciba luz directa la mayor parte del día.
    Añadir al carrito